Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
SegoviaDirecto.com / Aarón Misis
Martes, 5 de junio de 2018
EL ARTISTA SEGOVIANO TIENE EXPOSICIONES DE INTERCAMBIO HISPANO-AMERICANO EN AGENDA Y UNA GRAN EXPOSICIÓN EN SEGOVIA EN MENTE

Luis Moro: “Me apetece continuar ese camino con la poesía y sobre todo con la naturaleza”

Guardar en Mis Noticias.

“Ahora con lo de Gamoneda y Poniatowska me están surgiendo propuestas también de nuevos poetas con los que sí me apetece continuar ese camino con la poesía y sobre todo con la naturaleza”, revela el artista segoviano Luis Moro en esta entrevista realizada, pocos días antes de su vuelta a México, en la Plaza Mayor de Segovia, en la terraza de la Fonda Ilustrada de Juan Bravo, donde se puede apreciar una de sus últimas obras.


Nos encontramos un Luis Moro que, como el Paco de Lucía que refleja en el balón que representa a España en el Mundial de Fútbol de Rusia, bucea entre dos aguas: El 'Blues castellano' de Gamoneda y el realismo mágico de Poniatowska; la naturaleza segoviana y la vorágine mexicana; el arte que vibra en contacto con la tierra y los sueños eléctricos de la realidad aumentada; las raíces y las alas. Él las encauza teniendo puentes. Con exposiciones de intercambio hispano-americano en la agenda, ya está pensando en la nueva gran muestra que traerá a Segovia, muy probablemente inspirada en los pequeños mundos que tanto le apasionan -como el de las abejas- y su materia medicinal y sus venenos mortíferos que sintetizó con gran belleza Andrés Laguna en el Dioscórides. Luis Moro, al final de la entrevista, antes de irse, confiesa: “La verdad es que lo que tengo ganas es de volver de nuevo por mi ciudad y a ser posible, más tiempo”.

SEGOVIADIRECTO.COM.- Hace un año que presentaste en Segovia, tu ciudad, ‘Miradas Cruzadas’. ¿Qué balance haces de este año?

 

LUIS MORO.- Desde la exposición que tuvimos en La Alhóndiga hace justo ahora un año, presentando con Elena Poniatowska y Antonio Gamoneda la obra ‘Miradas Cruzadas’, vuelvo a México con un gran proyecto, que es presentarlo en el Museo Nacional de La Estampa (MUNAE), en el que vino Poniatowska personalmente a presentarlo con nosotros y nos encontramos en medio de dos grandes terremotos que hacía 30 años que no había nada de esa envergadura, con lo cual es algo que te cambia la vida. Yo siempre digo que en México tenemos lo mejor y lo peor, hay situaciones increíbles pero también hay situaciones muy duras. Son cosas que te van cambiando la vida, te van marcando, te van haciendo quizá más duro, no más fuerte sino más duro, porque hay veces que te tiembla el planeta bajo los pies, pero también es cierto que te sensibilizas más y quizás al volver a tu tierra, como ahora en Segovia, para mí es más satisfacción que nunca, porque el ambiente este que podemos tener en la primavera segoviana, yo creo que es algo irrepetible. Y que cada año procuro repetir de manera diferente. Este año hemos tenido el Titirimundi, tenemos ahora el Festival de Música Diversa, el año pasado estuve en las Fiestas de Segovia, con la paella, con los conciertos… Sobre todo el reencuentro con los amigos, que yo creo que para mí es lo fundamental de volver a mi ciudad.

 

 

SD.- Has presentado tu obra con Poniatowska y esta primavera vuelves a presentar con Gamoneda. ¿Qué significa para tí?

 

LM.- Es bonito la historia entre ambos, porque estoy tendiendo como un puente entre la misma generación, pero dos situaciones muy diferentes. La de Gamoneda, un poeta introvertido, místico, íntimo, desde lo profundo de Castilla, de hecho ahí sus poemas del ‘Blues castellano’, hasta una mujer como Poniatowska, que es todo lo contrario: Es la parte femenina, es la parte luchadora, es la parte quizá más extrovertida, una mujer que se anticipó a su tiempo y esa parte del exilio europeo en América y como del relevo en México en concreto. Por otro lado, con Gamoneda ya había presentado en el MUSAC de León, presenté en Madrid y ahora vamos a hacer un homenaje con la Academia de San Quirce a nuestro escritor preferido, segoviano, que era el propio doctor Andrés Laguna y en concreto un homenaje al Dioscórides. El Dioscórides, que fue el libro que nos unió a Antonio Gamoneda y a mí, por ese manual de la farmacopea y de los venenos mortíferos, como quedó reflejado ya en el Renacimiento español.

 

SD.- ¿Qué pueden ver de tu obra los segovianos en ese encuentro en San Quirce?

 

LM.- De mi obra la verdad que es un pequeño aperitivo. Es un recordatorio de lo que fue el Dioscórides. Seguramente al año próximo hagamos algo mucho más amplio. Ahora el verdadero protagonista queremos que sea Antonio Gamoneda, su recital y va a tocar también un grupo de jazz. Entonces creo que la oportunidad aquí va a ser verle en vivo a Antonio.

 

 

SD.- ¿Qué tal ha ido la exposición ‘Miradas Cruzadas’ en la Galería Antonio de Suñer de Madrid?

 

LM.- ‘Miradas Cruzadas’ en Madrid también ha sido un reencuentro. Con amigos, con profesionales del arte, con la propia Madrid, que llevaba años sin volver a exponer, en una Galería histórica como es la Antonio de Suñer, poder tener en la inauguración como invitados a Juan Carrete, que fue el director de la Calcografía Nacional, a la Galería de Antonio Suñer, un galerista de 91 años, le acompañaron también históricos de la Galería Edurne, vinieron Carlos Martín Blanco y su mujer, vinieron galeristas como Verdaguer… O sea, ha sido un encuentro con amigos y sobre todo gran parte de la cultura madrileña. Tomás Paredes, presidente de la Asociación de Críticos… Me he sentido muy apoyado y también reconocido de que estos personajes, muchos de ellos octogenarios, se acerquen a ver tu obra y en este caso también curiosos con las nuevas tecnologías, con las ediciones que quizás han admirado por esa elaboración tan cuidada, pero también esa parte tecnológica que nos acerca al siglo XXI.

 

SD.- ¿Cuál es tu reciente evolución artística?¿Qué suponen las nuevas tecnologías para tí? ¿Del lado analógico sigues experimentando?

 

LM.- ¡Ah, por supuesto! Todo mi trabajo en el lado analógico sigue. De hecho esta mañana he estado trabajando en el tórculo con planchas, limpiando, planchas de zinc, de cobre, estampando a la manera tradicional… Pero digamos que toda esa parte de sueños que estás interiorizando con tu obra y que nunca se puede ver, en la parte digital me va dando ideas para que cada obra tenga una parte onírica con su música, con su animación y con todo un desarrollo tecnológico que no quita lo otro, en realidad yo me sigo sintiendo pintor, grabador, dibujante, escultor… Y lo otro son como sueños que uno va teniendo. En realidad, yo me siento más cercano a la naturaleza y a todo lo que conlleva. Por ejemplo, me sigo moviendo en bicicleta. La Ciudad de México es una ciudad que está colapsada de automóviles y a mí lo que me gusta precisamente es todo lo que es más cercano con la tierra.

 

Lo cierto es que toda la parte tecnológica hay que tratarla con una dosis. Yo no soy una persona que esté todo el día con tablets, con ordenadores, creo que es una herramienta. Yo siempre pongo el ejemplo de la música. Podía pensar en un grupo como Pink Floyd, cómo tiene su batería, sus guitarras y de repente tiene unos sintetizadores . Pero creo que el que esté la guitarra, la batería, el bajo, los instrumentos que realmente vibran, es fundamental para que tenga una transmisión directa. Una obra solo de sintetizadores, nos alejamos de lo que es la tierra, de lo que son los dedos, de lo que es toda la parte táctil, digital en el sentido de dígitos. Creo que la parte tecnológica es la parte intangible. De hecho, mi penúltima exposición eran ‘Espacios intangibles’ y por eso hablo de sueños, esa parte que intentas recordar y casi no existe. Entonces, al igual que la tecnología me permite conectar con las nuevas generaciones y con el futuro, creo que también a las nuevas generaciones hay que decirles el peligro que tiene el exceso de la tecnología y que por otro lado no hay que olvidar lo que es todo lo cercano y todo lo que realmente nos hace vibrar. Porque tú puedes estar en las redes sociales, que es una herramienta, para transmitir a diferentes países y el comunicarte, pero no te comunicas como ahora, mirando, tocando, sintiendo la cercanía, sintiendo el sol en tu piel. Entonces, con lo tecnológico hay una parte de curiosidad, de nuevo elemento, pero hay una parte también de precaución. No perdernos con el canto de las sirenas del siglo XXI.

 

SD.- ¿Qué novedades hay del balón que representará a España en el Mundial de Fútbol de Rusia?

 

LM.- El balón ahora mismo se está desmontando para viajar a Rusia, que se empezará a exponer allí creo que el 10 ó el 12 de junio. Tiene una estructura de aluminio que se montará al lado de la Plaza Roja, como a 150 metros y es un balón en el que todos los recuerdos que tengo yo, musicales especialmente, de mi país, y las imágenes de Paco de Lucía, del flamenco, un poco lo que representa a España fuera, porque dentro se ve todo de una manera diferente. Tú tienes una visión de México del mariachi, del tequila, de una serie de cosas que a lo mejor puede haber elementos como la entomofagia, los insectos comestibles, que dentro del país lo identificamos, pero fuera pones un saltamontes y la gente no lo identifica con México. Entonces yo quería que el balón fueran unos símbolos, que la gente cuando lo vea, vea la Península Ibérica, vea España, vea Andalucía, vea el flamenco y vea esas campanadas tocando con esa fuerza. [En ese momento están sonando las campanas en la Plaza Mayor]

 

SD.- ¿Cómo reacciona la gente cuando lo ve?

 

LM.- Yo he tenido poco tiempo de ver la reacción porque me he venido aquí a mi ciudad. Ha estado expuesto en el Paseo de la Reforma en la Ciudad de México durante las últimas dos semanas y me han ido mandando noticias y vídeos, pero no tuve la posibilidad de estar allí viendo la reacción del público. Yo creo que es un balón que la gente que lo ha visto en mi estudio desde lejos le transmitía la fuerza que tenemos en mente de España, de este país con mil matices, inquieto, radical, nuestra historia radical nos ha llevado a enfrentamientos, nos sigue llevando a enfrentamientos, y lo que pretendemos es que la cultura sea precisamente un puente. Invitar a la concordia, a la comunicación.

 

SD.- ¿Qué próximos proyectos tienes?

 

LM.- Fuera tengo ahora precisamente una exposición en México con los bocetos del balón. Después tengo que ir a San Antonio, que me han invitado a una exposición para conmemorar el tercer centenario del nacimiento de la ciudad, fundada por españoles, en concreto por canarios, la ciudad de San Antonio, en Texas. Es un proyecto que se llama ‘Columbian Exchange’, sobre la influencia europea en América y americana en Europa, sobre todo a nivel de alimentos, de productos, de cultura… Y al año que viene querían que hiciera algo similar con el V Centenario de la ciudad de Veracruz. Ya que fue fundada por Hernán Cortés, que hiciera una visión retrospectiva de lo que eran los inicios y de esas raíces ibéricas que también es un poco el título del balón. Al final todo viene conectado con las raíces, la cultura y el saber. Es un poco también lo que en el Dioscórides de Laguna, un segoviano humanista del siglo XV también quería llevar por todo el mundo, esa parte de nexo de unión, conexión y esa visión humanista del mundo.

 

SD.- Cervantes cita a Andrés Laguna en El Quijote

 

LM.- Sí, es verdad. Incluso cita también una aventura con los yangüenses, lo que pasa es que hay dudas si son los de Segovia o los de Soria. Pero sí sí, ahí El Quijote tiene muchas claves.

 

SD.- Hablas de raíces, pero también en tu obra también están muy presentes las alas. Las raíces y las alas

 

LM.- Sí, porque hay una parte que tenemos que echar a volar. Yo nunca olvido mi tierra, ni mi cultura, pero otra parte, te quedas ahí, vas echando raíces y es difícil moverte, ¿no? La parte de las alas es la que te permite desprenderte de todo lo que tienes que te está atando a un sitio y te permite ir a esa parte más etérea. Yo cada vez que vuelvo a mi casa y me encuentro todos los dibujos, toda la historia que tienes detrás, los libros, las cintas de música, las cartas… dices, bueno, esto es mi vida. Pero la verdad es que sin ello también puedes vivir en otro país. Entonces te das cuenta cómo eso son las raíces que a veces te atan y hay otra parte que te permite avanzar y mirar hacia un futuro y hacia otros lenguajes, hacia otras tecnologías, que aquí a lo mejor no hubiera hecho. Aquí me habría quedado con los pinceles, con el tórculo, con la tierra, con esa tierra hubiera hecho una escultura. Creo que es importante esto de las raíces y las alas.

 

SD.- Frida Kahlo dejó escrito “pies para qué los quiero si tengo alas para volar”

 

LM.- Efectivamente. Ahí puede ser un lema de vida.

 

SD.- ¿Y próximos proyectos en Segovia?

 

LM.- En Segovia tenemos este proyecto de Laguna, que va a ser la primera piedra para el año que viene hacer un proyecto mayor y después tenemos también conversaciones con museos de aquí, que hasta que no sean más claras es mejor no decirlas. Pero a mí, obviamente, lo que más ilusión me hace es volver a Segovia con otra gran exposición. Y a ser posible, ampliando las que hemos tenido anteriormente. Seguir creciendo.

 

SD.- Más allá de los proyectos concretos ¿hacia adónde quieres llevar tu creatividad, tu investigación artística?

 

LM.- Ahora con lo de Gamoneda y Poniatowska me están surgiendo propuestas también de nuevos poetas con los que sí me apetece continuar ese camino con la poesía y sobre todo con la naturaleza. Volviendo aquí a mi tierra y dando paseos por el cinturón verde de la ciudad y viendo el esplendor de la primavera. Antes hablábamos de las abejas, cómo de repente un trozo de colmena es un regalo infinito de la naturaleza y una cosa tan pequeña pero tan valiosa. Creo que mi principal objetivo es retomar la mirada hacia los pequeños mundos que están desapareciendo, como es el tema de las abejas, que cada día se las da más importancia, pero no se las cuida lo suficiente y el ver que, como decía en el último catálogo de ‘La cuenta atrás’, estamos en un momento que o reaccionamos o el planeta se está yendo por otros cauces. Entonces yo creo es seguir esa línea en la que he estado siempre, que el arte sea en realidad un elemento de comunicación, una cuerda que esté vibrando.

 

SD.- ¿Quieres añadir algo más?

 

LM.- La verdad es que lo que tengo ganas es de volver de nuevo por mi ciudad y a ser posible, más tiempo. Estas visitas que siempre son un par de meses, a veces tres, no tener tantos proyectos y poder estar más aquí con la gente, con los amigos y disfrutando con estos momentos, que yo creo que al final la vida es eso. La vida está hecha de momentos y con la gente cercana yo creo que es con lo que más llenas tu corazón. Como el corazón que este año llevó la Marcha de Mujeres, que llevaron en la espalda de la camiseta. Que ese corazón siga creciendo y que no sean 3.500, que sean 35.000 y muchas más.

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Segoviadirecto.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress