Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
SegoviaDirecto.com
Lunes, 14 de mayo de 2018
EL SERVICIO TERRITORIAL DE MEDIO AMBIENTE ENVÍA UN INFORME A LA CHD ADVIRTIENDO DE LAS CONSECUENCIAS AMBIENTALES DE LA DESAPARICIÓN DE LOS CURSOS DE AGUA EN DICHAS CACERAS

La Confederación Hidrográfica del Duero admite que está analizando las más de mil alegaciones contra la extinción de derechos de agua sobre el Cambrones y Navalcaz

Guardar en Mis Noticias.

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha admitido que está analizando las más de mil alegaciones presentadas por los segovianos contra la extinción de los derechos históricos sobre el agua de las caceras del Cambrones y Navalcaz. En concreto, el expediente se encuentra “en trámite de análisis de alegaciones. Como se trata de un expediente abierto y no resuelto todavía, la respuesta se trasladará a quienes sean identificados como parte interesada en el expediente de acuerdo con el procedimiento administrativo”, según fuentes de la CHD.

 

 

Por otra parte, el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León ha remitido a la CHD “un informe para advertir de las posibles consecuencias ambientales de la desaparición de los cursos de agua en dichas caceras y solicitando su colaboración para el mantenimiento de su funcionalidad ecológica”, según figura en un escrito firmado por Patricia Riquelme, la directora conservadora del Parque Natural de la Sierra Norte de Guadarrama. Dicho escrito ha sido publicado en el número de abril del periódico local de San Cristóbal de Segovia ‘El Concejo’.

 

“Durante más de ochocientos años esas Ordenanzas han servido para hacer un uso justo de las aguas”

 

[Img #46634]En dicha publicación, la Asociación de Vecinos Peñablanca de San Cristóbal de Segovia recuerdan que las Ordenanzas que regulan el uso de las aguas de la Cacera Mayor, que las toma del río Cambrones, fueron firmadas el martes 2 de septiembre de 1401, reinando en Castilla Enrique III ‘El Doliente’, por Fernan García Bernardo, morador de San Cristóbal, y Pascual Ruiz, su yerno, en su nombre y en el de todos los hombres buenos del concejo. Entonces se comprometieron “a respetar y hacer respetar en todo tiempo y siempre jamás todo cuanto en esas Ordenanzas se estipula”. El editorial de ‘El Concejo’ prosigue: “Probablemente esas Ordenanzas, que llegan a nuestros días por una copia que se hace el 20 de mayo de 1483, ya en el reinado de los Reyes Católicos, fueran una recopilación de normas anteriores (…) Es lógico suponer que la concesión de las aguas a los pueblos que pertenecen a la Noble Junta de Cabezuelas, ya existía, al menos, a finales del siglo XII (…) Durante más de ochocientos años esas Ordenanzas han servido para hacer un uso justo de las aguas (…) El agua es un bien escaso e imprescindible para el desarrollo de un pueblo, tanto desde el punto de vista de calidad de vida, como industrial, agrícola, de servicios o de desarrollo urbanístico y los Ayuntamientos y las empresas que gestionan el agua, sin duda, se están posesionando para poder controlarlo. (…) Nuestra posición está clara: Defendemos la concesión de aguas que nos corresponden y consideramos que la Noble Junta de Cabezuelas es quien debe seguir con la gestión, de acuerdo con los Ayuntamientos. La prioridad en tiempos de escasez debe estar al servicio de las personas y en las épocas de abundancia -invierno y primavera- el agua debe seguir corriendo por nuestras caceras y regando nuestros prados y dehesas. Las caceras son corredores ecológicos que contribuyen al mantenimiento de nuestro espacio natural”.

 

Sucede que la Noble Junta de Cabezuelas, que comprende a los habitantes de San Cristóbal de Segovia, Trescasas, Sonsoto, Palazuelos de Eresma, Tabanera del Monte y La Lastrilla, es la titular de los derechos históricos de aprovechamiento del agua sobre la cacera del Cambrones. Se trata de una de las instituciones más antiguas de la provincia de Segovia. Un artículo de ‘El Concejo’ firmado por Fernando de Andrés Plaza, defiende: “No hace falta ser muy listo para saber que esos 363 litros por segundo merecen ser defendidos por lo que en sí mismo suponen. Es agua. Es vida. Es presente y es futuro. Pero además hay muchos otros motivos para defender la cacera: Motivos históricos, sentimentales, ecológicos y económicos (no son cuatro vacas. entre San Cristóbal, Trescasas y Palazuelos hay 41 explotaciones con más de dos mil unidades ganaderas mayores)”. También se queja de que “lo más duro es defender la cacera de los que deberían ser sus principales defensores: Nuestros representantes en los ayuntamientos”. Y finaliza deseando “que consigamos entre todos conservar esta concesión, estas caceras, la Noble Junta de Cabezuelas y esos libros de los que siempre nos hemos sentido tan orgullosos. Al menos, de momento, se nos ha despertado una unión que, quizá estaba un poco dormida, porque no nos gusta que nos toquen… EL AGUA”.

Noticias relacionadas
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Segoviadirecto.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress