Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana Vázquez
Lunes, 16 de abril de 2018
CRÓNICA 'ELECTRA'

‘Electra’, mitología a cucharadas de carcajadas

Guardar en Mis Noticias.

Directa. Sencilla. Aplastante. Básica. Concluyente. Rápida. Limpia. Electrizante, en honor a su nombre. Así es la ‘Electra’ que Companhia do Chapitô representó ayer sábado sobre las tablas del Teatro Juan Bravo de la Diputación; sin fisuras ni miramientos, sin rodeos ni antecedentes. Quienes asistieron al auditorio regresaron a casa con una lección de mitología griega en la memoria que difícilmente será olvidada.

[Img #46136]           En su ‘Electra’, la Companhia do Chapitô utiliza sus mejores armas; su sentido del humor y su fortaleza interpretativa corporal. El texto, a pesar de lo que posiblemente pensaron los espectadores al adquirir su entrada sí estaba presente a lo largo de toda la obra, pero de una manera tan básica, con unas expresiones tan sencillas, que entregaba todo su poder a las sentencias contundentes y los gestos faciales y corporales. Éstos, es preciso decirlo y subrayarlo, se veían en todo momento complementados por la elasticidad de decenas de cucharas, de cientos de cucharas, que tan pronto ejercían de flor, como de cuchillo.

           

            Así, quien inventó el término ‘tragicomedia’ se quedó corto para describir la manera de trabajar de la compañía lusa, que a base de frases tan cortas como llenas de sarcasmo fue troceando la tragedia de la familia de Agamenón, llena de infidelidades, de venganzas, de sacrificios, de caprichos de los dioses y de sangre derramada, hasta hacerla pedacitos para convertirla en una comedia en la que Historia se aprende de forma fácil y práctica; a cucharada y carcajada limpia.

 

            En medio de todas las muertes y las batallas que rodean a la historia de la familia del rey de Micenas, el público encadenaba de manera irremediable una carcajada limpia y seca tras otra. Y es que resultaba imposible no hacerlo, al contemplar diálogos como el del propio Agamenón y su hija Ifigenia, a quien había sacrificado a los dioses años antes a cambio de viento favorable para ir a la guerra, en sus respectivas tumbas, o al observar cómo la escena se transformaba con un rápido cambio de luces, de la guerra de Troya en la que combatía Agamenón a la pasión infiel de su esposa con el primo de su marido, Egisto. Sin desestimar, por ejemplo, el momento en el que Electra le pregunta a su tío si sabe qué plato se sirve frío; “la ensalada griega”, contesta con rotundidad Egisto.

 

            La misma rotundidad con la que los espectadores del Teatro Juan Bravo aplaudieron una obra fresca. Inteligente. Hilarante. Reveladora. Elocuente. Resuelta en apenas una hora. De esas que quizás, si fuesen mostradas a un público adolescente, lograrían captar su atención y su interés por lo que los libros de Historia explican de forma densa, trágica y dramática; a cuchillazos en vez de a cucharadas.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Segoviadirecto.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress