Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Ana Vázquez
Miércoles, 14 de febrero de 2018
CARNAVAL 2018

Segovia despliega un desfile de Carnaval con muy pocas comparsas, pero con mucho ángel y mucho corazón

Guardar en Mis Noticias.

Esta tarde, a partir de las 19:00 horas, tendrá lugar el entierro de la sardina, que concluirá en la Plaza Mayor con el combate entre doña Cuaresma y don Carnal.

[Img #45007]

 

El Carnaval, en Segovia, parece haber quedado como las cabinas telefónicas; sólo apto para románticos. Y quizás por eso, al Gran Desfile convocado ayer le sobró el adjetivo, pero también le sobraron corazones. Porque el amor que le ponen a la confección de sus disfraces o a los pasos de sus bailes las pocas comparsas que participan en él no hay quien lo discuta y, lo cierto y pese al frío, hubo muchos que lo aplaudieron. Puede también que muchos de esos que lo aplaudieron ni siquiera supiesen que ayer se celebraba ese gran desfile y, como las turistas japonesas, se lo encontraran de repente por la calle para unirse a él y bailar al ritmo de la música que acompañaba a las comparsas.


Mención aparte, como siempre, merece El Puntillo Canalla, banda a la que no se puede dejar de agradecer que por unas horas dejen El Espinar y formen parte del Carnaval de la capital. Ellos, con sus vientos y sus percusiones, y sus trajes y su manera intensa de sentir la música le dan aire a un Carnaval que necesita un soplo de aire fresco o un vendaval que lo mueva todo. Menos mal que hay quien va dando Pasitos hacia ello.
También de agradecer fue la participación del grupo teatral holandés que con su especie de pájaros del Jurásico ascendieron la calle Real picoteando en los segovianos, dándoles un toque de atención para que la prestasen a lo que llegaba después.


Y como siempre, al final del camino, los incansables cocineros de Segovia, a quienes hay que ovacionar por no perderse una y estar siempre en el potaje; sea donde sea. En la Plaza Mayor la música de las comparsas daba paso a la de El Canto del Bobo y los corazones y el alma del Carnaval segoviano continuaron bien arriba, dándolo todo hasta la última canción.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Miércoles, 14 de febrero de 2018 a las 10:22
Ramiro
…Y con una orquesta para 89 personas. ¡Que las conté! Menudo absurdo de carnavales. ¿Es necesario gastar dinero en esta patochada?

Segoviadirecto.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress