Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
SegoviaDirecto.com
Lunes, 16 de octubre de 2017
ARTÍCULO DE OPINIÓN DE RAFAEL CALDERÓN

Cataluña y el territorio

Guardar en Mis Noticias.

"Hace unos días, el jugador de la selección española de fútbol Gerard Piqué realizó unas declaraciones en rueda de prensa que pueden ayudar a entender el pensamiento de muchos independentistas en estos momentos de tanta confusión y zozobra.

 

Piqué comparó la relación de Cataluña y España con la de un padre y un hijo. Decía el jugador  que cuando éste alcanza la mayoría de edad su padre debe hablar con él. Si esa conversación no se produce se corre el riesgo de que el hijo se vaya de casa. Cataluña, según el jugador, ha alcanzado esa mayoría de edad y el diálogo entre ambas partes es obligado. ¡Así de claro y contundente!

 

Estas declaraciones las hizo contestando a preguntas de los periodistas y parece que nada resultó extraño, a deducir por lo desapercibidas que resultaron. Pero hay en ellas una dosis de ingenuidad que conviene analizar.

 

Resulta sorprendente que Piqué compare ambas situaciones sin darse cuenta de la profunda diferencia que hay entre ambas: cuando un hijo alcanza la mayoría de edad y decide irse de casa por desavenencia con su papá, lo hace con los calzoncillos puestos y con lo que generosamente le dé su padre. Desde luego no se va con la ‘mejor tierra’ del patrimonio paterno, entre otras cosas porque sus hermanos no lo consentirían. Pero Cataluña pretende irse de casa llevándose la mejor parcela. Y además, tratando a sus “hermanos” de siempre como auténticos imbéciles: ‘si no tenemos nada contra España, no tenemos porqué enfadarnos...’. Ese es su discurso, un discurso a lo Gandhi, machaconamente transmitido desde el poder, sobre todo desde el ámbito del iluminado Sr. Junqueras. Un discurso ‘buenista’ y ya empalagoso que esperamos que más pronto que tarde sea desenmascarado.

 

Estoy seguro de que el jugador es noble y sincero y lo dice con toda su buena intención. Y hay muchos catalanes que piensan lo mismo. A todos esos catalanes y resto de españoles que miran con simpatía el secesionismo catalán les diría lo siguiente:

 

1. En nuestro DNI figura que somos españoles, y así figura también en el DNI de nuestros padres, abuelos... Y esta España a la que pertenecemos, limita al Norte con el mar Cantábrico y con los Pirineos. Por tanto ese territorio que llaman Cataluña es de TODOS los españoles y tratar de apoderarse de él sólo tiene un nombre: robo. Y los que lo intentan hacer son unos ladrones.

 

2. Los territorios tienen mucho valor. Todos los animales (y casi podíamos extenderlo a todos los seres vivos), se empeñan en ‘marcar su territorio’ y luchan a muerte por conservarlo. Pues bien, estos tipos, de pronto, ponen cara de buenos, y nos dicen a los que no trabajamos en Cataluña ‘oye mira, que no quiero saber nada de ti y a partir de ya mismo, este triángulo de terreno va a ser sólo mío. Espero que no te parezca mal. Es que lo hemos decidido entre nosotros, entre los que vivimos ahora aquí ‘.

 

3. Cataluña es una región rica. Siempre lo ha sido. Dentro de la Península Ibérica su situación es privilegiada:

a) Tiene frontera con Europa, la Europa que fue cuna de una revolución científico-técnica que explica el progreso de nuestra sociedad occidental. Esa posición geográfica le ha permitido mantener una llama encendida al progreso, incluso en épocas de especial oscurantismo hispano.

b) En épocas recientes, cuando en los años 60 del siglo pasado se produce el despegue de la industrialización de nuestro país, su posición geográfica fue uno de los argumentos para montar allí empresas y factorías que la hicieron crecer y recibió a miles de españoles de otras regiones, que fueron a trabajar a ese territorio.

 

4. Cataluña tiene un clima y una geografía también privilegiados.

Tiene el Mar Mediterráneo y los Pirineos. Mar y montaña con amplias zonas boscosas y un suelo fértil donde llueve casi a voluntad. En estos días donde el ocio y el turismo son tan valorados y son fuentes de riqueza, esta realidad geográfica de Cataluña es tan ‘de postín’, que pretender esa tierra en exclusiva para ellos obliga a catalogar a los catalanes que lo pretenden de avariciosos y prepotentes. Y, repitámoslo, de ladrones.

¡Y claro, de unos jetas de cuidado!

 

5. Los independentistas están convencidos de que su nivel de vida aumentaría, de que serían más ricos si no tuviesen que compartir con el resto de España. Tal vez con el tiempo eso pudiera ser cierto. Lo malo es que por escritos que han dejado algunos de sus líderes se deduce que su mayor nivel de vida creen que lo alcanzarían, no por lo dicho sobre el territorio y su posición, sino porque se consideran superiores. Miran al resto de españoles con suficiencia y llevan 35 años adoctrinando en la escuela y en estos días están saliendo a la luz actuaciones bochornosas en ese sentido. A los que así piensan sólo decirles que su pensamiento es nazi, pues sólo una genética diferente del resto de España, explicaría esa superioridad. Justo lo que se inculcó desde las élites de la Alemania nazi.

En más de una ocasión, políticos de Convergencia y Unió han podido formar parte del gobierno de España, pero siempre se han negado. Por contra, han invertido dinero y esfuerzo intelectual en incrementar las cotas de autogobierno y hacer crecer las diferencias con los que no pensaban como ellos, viviesen o no en Cataluña. Muchos echamos de menos una mayor implicación en el gobierno del conjunto y un menos mirarse el ombligo. Todos nos necesitamos en un país tan plural, pero ese apoyo mutuo, el mejor signo de inteligencia colectiva, sólo será posible si dejamos aparcada la idea de pertenencia a un “pueblo” y asumimos nuestra ciudadanía común, con nuevos derechos a conquistar y obligaciones que cumplir.

 

6. Entiendo que se tenga sentimiento de pertenencia a un pueblo. Como el de pertenecer a una comunidad religiosa. Los religiosos se juntan para rezar y cantar y sentir juntos fuertes emociones. Compran un terrenito y hacen un edificio a tal efecto. Pero los independentistas lo quieren todo. Con cierta ironía, decirles que hay otras soluciones para vivir juntos y sentir esas misteriosas y manipulables emociones, pero sin ser tan avariciosos: comprar una isla del Pacífico, que con el cambio climático están de saldo y fundar allí la República; dos millones caben en muchas de ellas. O se puede negociar con los del interior de España, los que vivimos en el erial; seguro que aceptaríamos intercambiar el territorio. Entones no tendrían problema en independizarse.

Otra solución sería establecer el precio del territorio. Se conoce con mucha precisión la superficie de bosque, la de cultivo, la industrial y la urbana. Y se puede calcular con facilidad un precio. Si llegamos a un acuerdo...¡Pero gratis, no, oiga, gratis no!

 

7. Se relaciona la riqueza cultural de un país con las lenguas que en él se hablan. Aunque en África se hablen más de 6000 y en EEUU una sola… Y una sola en Alemania. Y una sola en Francia y en Gran Bretaña.

Es extraordinaria la capacidad del cerebro humano para crear un lenguaje y la historia ha demostrado que basta una generación para que un grupo humano aislado cree su propia lengua, con su correspondiente gramática. Pero no debemos olvidar que la lengua ha de servir, sobre todo, para comunicarnos y que en demasiadas ocasiones se ha usado para fomentar la separación entre grupos humanos, poner barreras y favorecer la discriminación.

En la Biblia se da una interesante interpretación a la existencia de las lenguas en plural, en el pasaje en el que se describe la construcción de la Torre de Babel: Dios confunde las lenguas y aborta el proyecto. Lo cierto es que desde que la lengua se ha asociado a la identidad de un pueblo, sólo ha servido para empobrecernos como país. Hace ya demasiados años que los funcionarios, especialmente los maestros y profesores, sólo son de ámbito autonómico y es la lengua la que se ha puesto como barrera para ejercer esa profesión en las comunidades con lengua propia, Cataluña por ejemplo.

Eso es tremendo y ojalá cualquier cambio constitucional no sea aceptado sin que la Educación y la Sanidad vuelvan al ámbito estatal. En Educación, para evitar que de nuevo sea usada la escuela como instrumento de separación y en Sanidad porque sólo nos podremos sentir mínimamente orgullosos como país si todos tenemos los mismos derechos y obligaciones en el terreno de la salud".

 

Rafael Calderón Fernández

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Lunes, 16 de octubre de 2017 a las 23:32
Luis
Son unos ladrones, en efecto. Lobos disfrazados de corderos!
Fecha: Lunes, 16 de octubre de 2017 a las 14:55
Qué grande!!
Felicitar el artículo del señor Rafael Calderón por los diferentes puntos sobre los que aborda el problema catalán, la claridad y la base científica en la que se apoya. Deja KO estos discursos " buenistas" que escuchamos a diario
sobre el sentimiento catalán.
¿Se creen mejores que nosotros?? Seguramente si. Pero... Con la boca cerrada... cómo demuestro que soy CATALÁN?
¡¡¡Que no nos engañen!!!!!

Segoviadirecto.com • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress